El invisible deseaba tenerla a toda costa. Ella dijo no, oscureció el cielo y levantó los mares y la cubrió. Le dejó una burbuja de aire para respirar por poco tiempo para que decidiera. Ella debió decir sí y los mares bajaron. Al verlo se decepcionó, era un humano cualquiera con un poco de poder.

Anuncios